Candidiasis Oral

La candidiasis oral es una infección provocada por el hongo Cándida albicans que origina lesiones blanquecinas e irritación en toda la mucosa bucal, incluyendo la lengua y la garganta.

La cándida es un hongo que forma parte de la flora normal de la boca, del tracto digestivo y la vagina viviendo en equilibrio con otras bacterias y hongos, que impiden su crecimiento al competir con ella o por la respuesta inmunológica de cada individuo.

Sin embargo por determinadas causas puede crecer de forma descontrolada y provocar infección, sobre todo después de tratamientos con antibióticos o cuando estamos convalecientes de alguna enfermedad.

Los antibióticos atacan a todas las bacterias, incluso a las que controlan el crecimiento de este hongo, además de que muchas enfermedades deprimen el sistema inmunológico, volviéndonos susceptibles a este tipo de infecciones.

La candidiasis oral se caracteriza por la presencia de placas blanquecinas en forma de parche en la lengua o la mucosa interna de las mejillas.

Al tratar de desprenderla con el cepillo dental puede provocar un ligero sangramiento, además se acompaña de irritación, dolor, enrojecimiento, sabor desagradable y mal aliento.

También se puede sentir dolor de garganta, sensación de atascamiento de comida en la garganta, pueden aparecer grietas en los bordes internos de los labios y mejillas, así como sequedad bucal.

Este germen oportunista en teoría debería transmitirse a través de los besos o del sexo oral, sin embargo no se considera una enfermedad contagiosa, ya que su desarrollo está en dependencia de las defensas que tenga cada individuo para combatirla.

En casos graves se puede extender hasta el esófago, produciendo dolor al tragar y en otros muy aislados, puede propagarse a otras partes del cuerpo, invadir el torrente sanguíneo y originar una infección sistémica, sobre todo cuando hay debilitamiento del sistema inmunológico por el VIH/SIDA o cáncer.

Factores de riesgo de la candidiasis oral

Esta afección se conoce comúnmente como sapito o algodoncillo y puede aparecer en cualquier persona siempre que posean ciertas condiciones que favorezcan su crecimiento y desarrollo, como por ejemplo:

  • Sistema inmunológico debilitado: Existen enfermedades que comprometen las defensas del cuerpo como el VIH/SIDA, el cáncer y sus tratamientos (quimioterapia), así como el trasplante de órganos.
  • Uso de prótesis dental: Con frecuencia los pacientes de la tercera edad con prótesis sobre todo en el maxilar superior pueden contraer esta afección.
  • Diabetes mellitus no controlada: Cuando los valores de glucosa en sangre están elevados, aumenta el azúcar en la saliva, lo que es un medio favorable para el desarrollo de hongos.
  • Uso de medicamentos: Los corticosteroides como la prednisona, inalados o nebulizadores y los antibióticos pueden variar el equilibrio entre las bacterias aumentando la predisposición a las candidiasis.

Las situaciones de estrés, ansiedad y el consumo de tabaco hacen vulnerable al organismo ante el ataque de estos gérmenes, así como la mujer durante el embarazo y los niños recién nacidos, debido a las pocas defensas que poseen.

Candidiasis bucal en niños

Es bastante común esta infección en los niños, aunque solo se considera patológica cuando no se elimina en 2 semanas y si está asociada con mala alimentación y con la pérdida de peso.

En ocasiones los niños menores de seis meses pueden presentar esta infección, observándose unas placas blancas como si fueran pequeñas gotas de leche.

A pesar de que no se considera contagiosa, en el caso de los lactantes se puede contagiar el pezón de la madre o viceversa.

Los bebes también pueden infectarse a través de las tetinas del biberón cuando no se han esterilizado adecuadamente.

Si estas en esta situación debes desinfectar inmediatamente todos los juguetes del niño, los chupetes y los biberones, para lo cual se recomienda hervirlos durante 15 minutos y remojarlos en agua de bicarbonato de sodio por unos minutos.

Del mismo modo se debe desinfectar el pezón de la madre (si aún da pecho) lavándolo bien después de cada toma y aplicando alguna loción anti fúngica o bicarbonato de sodio diluido en agua.

Esta infección puede desaparecer por si sola en 1 o 2 semanas y su tratamiento estaría en dependencia de la causa y la gravedad de la infección.

¿Cómo puedes curar la candidiasis oral?

tratamiento Candidiasis oral

Generalmente esta afección no requiere de tratamiento, solo en aquellos casos que no desaparezcan los síntomas en 2 semanas y que se origine un cuadro clínico en el paciente que le impida alimentarse.

También hay que tener presente el origen de la micosis para poder tratarla adecuadamente, es decir se debe eliminar las causas desencadenantes como parte del tratamiento.

De esta forma, vemos si está relacionada con el uso de prótesis dental, esta debe ser eliminada hasta que desaparezcan las lesiones.

Además se deben cambiar en caso de que estén desajustadas y mantener una buena higiene de la misma cepillándola diariamente y retirarla durante la noche para que el tejido bucal descanse.

Si es producida por el uso de medicamentos que originan sequedad bucal, estos deben ser sustituidos por otros medicamentos.

Si son personas diabéticas se deben realizar exámenes para determinar el nivel de glucosa en sangre y si está elevado, llevarlo a sus valores normales.

Cuando la candidiasis oral se presenta bajo situaciones de estrés lo ideal sería practicar ejercicios físicos, meditación o yoga y en casos que lo requiera utilizar medicamentos que induzcan la relajación.

En caso de que no mejores en pocos días (1 semana), debes acudir al estomatólogo para que te indique un tratamiento con antimicóticos.

Los bebés y niños generalmente no requieren tratamiento, pero si llegaran a necesitarlo, se le pueden indicar unas gotas de nistatina oral en los casos leves.

Para los adultos se recomiendan enjuagatorios con nistatina oral o el clotrimazol en tabletas. Aunque también es muy utilizado el miconazol bucal, colocando 1 tableta en la parte superior de la encía y dejar que se disuelva en la boca.

En casos más graves o de infecciones resistentes se pueden utilizar antimicóticos sistémicos como el fluconazol o el itraconazol, así como el ketoconazol y la anfotericina B.

También son muy efectivos algunos medicamentos de procedencia casera que tienes al alcance de tu mano y que no necesitas una receta médica para adquirirlos.

Remedios caseros para la candidiasis oral

Candidiasis oral remedios caseros

Si quieres ayudar a calmar los síntomas y a combatir la infección, aquí te doy varios consejos y algunos remedios caseros que te pueden ser de gran utilidad.

Entre los más utilizados tenemos el yogurt natural, el bicarbonato de sodio, la sábila, el ajo y algunos enjuagatorios que puedes preparar fácilmente en tu hogar.

¿Cómo eliminar la candidiasis oral con pro-bióticos?

El yogurt es un pro biótico, es decir contiene bacterias esenciales para restituir la flora intestinal y bucal, que son efectivas para combatir el crecimiento de los hongos.

Gracias a esta propiedad te recomendamos su consumo sin azúcar durante el padecimiento de esta afección al menos 2 veces al día.

También se puede evitar la recurrencia de candidiasis oral si lo haces habitual en tus comidas.

El bicarbonato de sodio para tratar la candidiasis bucal

El bicarbonato de sodio es un compuesto alcalino, que es capaz de cambiar el pH de cualquier medio, en este caso de la cavidad bucal, neutralizando así la reproducción de hongos a los que les fascina el medio ácido.

Para ello puedes disolver media cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso con agua y hacer enjuagatorios 2 veces al día o lavarte con un cepillo de celdas suaves embebido en esta solución.

También puedes hacer una pasta con 1 o 2 cucharadas de bicarbonato de sodio y agua para aplicar con un algodón en las lesiones.

Ajo para combatir la candidiasis oral

Es conocido que el ajo posee propiedades antibacterianas y antimicóticas excelentes, gracias a una sustancia que posee que se conoce con el nombre de allicin (alicina).

Esta es capaz de detener el crecimiento del hongo sin producir alteraciones inmunológicas, por eso resulta una alternativa ideal como tratamiento natural de la candidiasis bucal.

Se utiliza 1 diente de ajo pelado y se parte a la mitad, se coloca cada uno entre la mucosa interna de las mejillas y la encía, a ambos lados de la boca.

Déjalo en esta posición al menos durante media hora y repite esta operación 2 o 3 veces al día.

¿Cómo utilizar el Aloe Vera en la candidiasis oral?

Candidiasis oral imagenes

Dentro de las múltiples propiedades de la sábila tenemos su amplio poder bactericida y fungicida, por lo que resulta una de las opciones efectivas para combatir la cándida.

Pela una penca, luego pica 2 trocitos del gel y colócalo a ambos lados de la boca, entre las mejillas y las encías, de la misma forma que el ajo.

Luego se deja actuar por 10 o 15 minutos y se puede repetir 3 veces al día.

También puedes hacer un jugo con el gel y deja pasar por las lesiones blanquecinas una cucharada de este jugo 2 o 3 veces al día.

¿Cuáles enjuagatorios puedes preparar para la candidiasis oral?

Durante estos días son muy útiles los enjuagatorios bucales para ayudar a combatir la infección y calmar las molestias.

Puedes hacer enjuagatorios con agua oxigenada al 3%, pero con cuidado de no tragarla, también con agua hervida tibia con sal.

La violeta genciana y el azul de metileno oral son antimicóticos de venta libre con los que también puedes enjuagarte la boca, pero debe ser consultado anteriormente con un especialista.

También son efectivos los enjuagues con el aceite del árbol de té, adicionando 10 gotas en medio vaso con agua o preparar una infusión con las hojas de esta planta y una vez que la hagas debes esperar unos 20 minutos para ingerir alimentos, para garantizar un mejor resultado.

Los enjuagatorios pueden hacerse 2 o 3 veces al día hasta que se observe la mejoría de las lesiones.

Puedes utilizar además otros productos caseros para curar la candidiasis oral como por ejemplo:

Té de menta poleo: Se pone al fuego un recipiente con agua y al hervir se adiciona una cucharada de flores o de hojas de menta poleo, déjalo reposar durante 15 minutos, cuélalo y aplica con un algodón humedeciendo toda la boca 3 o 4 veces al día.

Semilla de toronja: El extracto de esta semilla es eficaz en la candidiasis del lactante para curar la infección en el bebé y en los pezones de la madre cuando se infectan, solo lo debes aplicar sobre la piel o por vía oral 2 o 3 veces al día hasta que se note la mejoría.

Aceite de coco: Posee propiedades anti fúngicas y se puede aplicar en los pezones y la boca del bebé 3 veces al día.

Vinagre de sidra de manzana: Tomar diariamente el vinagre de sidra de manzana ayuda a regular los niveles de la cándida del cuerpo. Para ello debes mezclar 1 cucharada en 8 onzas de agua.

Además de estos remedios naturales te brindamos algunos consejos que contribuirán no solo en la eliminación de la infección, sino a su prevención.

  • Mantenga una higiene bucal adecuada cepillando los dientes y la lengua. 
  • Bebe abundante líquidos fríos y en esos días lleva una dieta blanda.
  • Si usas prótesis dental mantenla limpia y si está desajustada debes acudir al dentista.
  • Evita por unos días los alimentos dulces, los hidratos refinados, los quesos, las hortalizas con almidón.
  • Aliña tus comidas con ajo, orégano, romero y jengibre que son antimicóticos naturales.
  • Incluye en tus ensaladas hojas verdes y crudas.
  • Aumenta las defensas de tu cuerpo con suplementos nutricionales que contengan Vitamina A, B, C, E, hierro, cobre y selenio.
  • Evita el consumo de miel durante la infección, porque los azúcares que contiene favorece la proliferación de la cándida.
  • Deje el hábito de fumar.
  • Controle periódicamente los valores de glucosa en sangre si padeces de diabetes mellitus.
  • No abuse del uso de antibióticos, solo cuando sea necesario, siempre y cuando haya sido prescrito por el médico.
  • Mantén limpios y esterilizados los chupetes y biberones de los bebés.

Algo interesante es que la cándida albicans puede originar una afección conocida como síndrome de la boca ardiente, originando ardor, hormigueo o entumecimiento de la boca y lengua, sequedad bucal y sabor metálico en la boca.

Además de las lesiones bucales, también produce otras infecciones como la dermatitis del pañal en los bebés e infección vaginal, originando picazón, irritación y enrojecimiento del área afectada.

Ten en cuenta que puedes prevenir la candidiasis oral si logras controlar los factores de riesgo que la desencadenan, garantizando la salud bucal y logrando así una mejor calidad de vida.

Average rating 5 / 5. Vote count: 1

No votes so far! Be the first to rate this post.

Deja un comentario